martes, 14 de agosto de 2012

LA MÚSICA DE "LA MUSA. NOVELA DE UNA OBSESIÓN"

Chris Isaak suena de fondo mientras Harry intenta dar una explicación de lo que siente.

[...]Sobrepasamos las barreras de la satisfacción. Continuaba moviéndose en un orgasmo imposible
que nos hizo temblar. Y todo, dentro de ella, fue más cálido, más húmedo.

¿Qué se dice cuando no sabes qué decir? La música, en el silencio cruzado, cobró protagonismo “…What a wicked game to play. To make me feel this way… What a wicked thing you do. To make me dream of you…” ¿Acaso era ella una mujer perversa?
Dejamos que sonara la canción sin decir nada. Si sobran las palabras es mejor dejarse llevar por el silencio, que nunca miente, y es capaz de expresar los sentimientos más fielmente que cualquier discurso. Y lo que sentíamos el uno por el otro era un deseo irrefrenable, un impulso animal, como el instinto que guiaba a los humanos antes de serlo. No tenía nada que ver con el amor, era algo mucho más profundo y primitivo.



ENRIQUE CABRERA

No hay comentarios:

Publicar un comentario